Terapia de Reemplazo Hormonal con testosterona para el manejo de la Diabetes

Pubicado el : 29/05/2016 01:47:32
Categorias : Tratamiento

Terapia de Reemplazo Hormonal con testosterona para el manejo de la Diabetes

La conexión puede no parecer obvia al principio, pero los bajos niveles de testosterona y la diabetes a menudo van de la mano. De hecho, los hombres con diabetes tipo 2 son dos veces más propensos a tener niveles bajos de testosterona que los hombres que no tienen diabetes.

Sin embargo, el vínculo entre estas dos condiciones no significa que la testosterona baja realmente causa la diabetes. Es posible que algunos de los factores del estilo de vida que aumentan el riesgo de diabetes, también aumenten el riesgo de tener niveles bajos de testosterona.

La buena noticia es que, siguiendo una dieta saludable para el corazón y haciendo ejercicio, ciertos tratamientos pueden ayudar tanto a tratar los bajos niveles de testosterona como la diabetes.

Bajos niveles de testosterona y diabetes: ¿Cuál es el vínculo?

Los niveles bajos de testosterona en hombres están asociados con resistencia a la insulina o la reducción de la sensibilidad a la insulina, dice Ahmer Farooq, DO, profesor asistente de urología de la Universidad de Loyola Medical Center en Maywood, Illinois.

Cuando existe resistencia a la insulina, el cuerpo produce insulina, pero no la utiliza correctamente. Como resultado, los niveles de glucosa en sangre aumentan ya que no puede ser metabolizada por las células. La resistencia a la insulina puede conducir a la diabetes tipo 2 y aumentar el riesgo de sufrir una serie de problemas de salud, incluyendo enfermedades del corazón.

Un estudio publicado en 2013 en la revista BioMed Internacional de Investigación encontró que los niveles bajos de testosterona pueden ayudar a predecir si un hombre va a desarrollar resistencia a la insulina o diabetes tipo 2 en el futuro.

Según los investigadores, en un grupo de más de 300 hombres obesos y no obesos, el 44 por ciento tenía diabetes tipo 2 y niveles bajos de testosterona, en comparación con el 33 por ciento que tenían bajos niveles de testosterona, pero no tenían diabetes. Los investigadores también observaron que el 25 por ciento de las personas con diabetes tipo 2 y niveles bajos de testosterona no eran obesos, concluyendo que la testosterona baja está vinculada a resistencia a la insulina independientemente del peso corporal.

Sin embargo, el peso corporal puede ser un factor. Un estudio de 2010 publicado en la revista Diabetes Care encontró una relación inversa entre el índice de masa corporal (IMC) y los niveles de testosterona en los hombres con diabetes tipo 2. Eso significa que a medida que aumenta el índice de masa corporal de un hombre, su nivel de testosterona cae. La obesidad también puede ser un factor de riesgo reversible para los niveles bajos de testosterona.

La investigación también sugiere que la deficiencia de testosterona podría ser una complicación de la diabetes tipo 2 que afecta a la glándula pituitaria. Un estudio de 2004 publicado en The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism encontró que un tercio de los 103 hombres con diabetes tipo 2 tenían niveles bajos de lo que se llama la testosterona libre, o la testosterona circulante en la sangre que no está unida a una proteína llamada globulina vinculante de hormonas sexuales.

Los investigadores también encontraron que las glándulas pituitarias de estos hombres no estaban produciendo suficiente hormona luteinizante, la hormona que desencadena la producción de testosterona en los testículos.

Tratamiento de la diabetes y bajos niveles de testosterona

Los síntomas de testosterona baja pueden incluir disminución en el deseo sexual, disfunción eréctil, pérdida de masa muscular, depresión y falta de energía. La testosterona baja también puede causar una disminución de la masa ósea y la osteoporosis, así como un aumento de la grasa del vientre.

Una dieta saludable para el corazón y el ejercicio deben ser parte del tratamiento general para ambos, niveles bajos de testosterona y la diabetes. De hecho, un estudio de 2011 publicado en la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism encontró que ciertos cambios del estilo de vida, como la pérdida de peso y hacer ejercicio regular, no sólo aumentan los niveles de testosterona, pero también da lugar a una serie de otros beneficios para la salud a los hombres con sobrepeso con baja la testosterona y con diabetes tipo 2.

Otro estudio publicado en 2013 en la revista Hormone and Metabolic Research mostró que los hombres con sobrepeso que consumían menos calorías a cada día experimentaron aumentos significativos en sus niveles de testosterona.

Además de los cambios de estilo de vida, el plan de tratamiento prescrito para la diabetes puede incluir medicamentos orales y / o la terapia con insulina. Un estudio de 2014 publicado en la European Journal of Endocrinology  mostró que en las personas que sólo habían sido diagnosticadas con diabetes, el tratamiento con insulina para la diabetes también aumenta los niveles de la globulina fijadora de hormonas sexuales, lo que se traduce en más testosterona en el torrente sanguíneo.

Si la deficiencia de testosterona es un problema para tí, el médico puede prescribirte la terapia de reemplazo con testosterona. Es importante hacer un seguimiento con tu médico o con un educador en diabetes certificado cuando sigues en estos tratamientos. En algunos casos, el reemplazo de testosterona puede aumentar la sensibilidad a la insulina, y puede ser necesario ajustar la estrategia de tratamiento para la diabetes tipo 2.

Podría la terapia de reemplazo con testosterona beneficiar a los hombres con diabetes tipo 2?

Los hombres con la diabetes tipo 2 y niveles bajos de testosterona pueden beneficiarse significativamente de un tratamiento de testosterona, según un estudio publicado en la revista Diabetes Care.

Con la terapia de reemplazo con testosterona, la grasa disminuyó a la vez que la masa muscular aumentó en hombres con diabetes.

El autor principal, el Dr. Paresh Dandona, del Departamento de Medicina de la Escuela Jacobs de Medicina y Ciencias Biomédicas de la Universidad de Buffalo (UB), Nueva York, y sus coautores ya sabían que los niveles bajos de testosterona coinciden con la reducción significativa de la sensibilidad a la insulina.

En 2004, demostraron que existía una relación entre bajos niveles de testosterona y la diabetes tipo 2.

Seis años más tarde, extendieron esta conclusión a la obesidad. En un estudio de más de 2.000 hombres, se observó que el 33% de los participantes con diabetes tipo 2, ya sean obesos o no, tenían niveles bajos de testosterona, al igual que el 25% de los hombres obesos no diabéticos.

En 2012, el equipo encontró que los adolescentes con obesidad tenían un 50% menos de testosterona que sus pares delgados.

Los investigadores también han asociado la obesidad con el estrés oxidativo y la inflamación. Los mediadores inflamatorios son conocidos por interferir con la señalización de la insulina.

Testosterona: anti-inflamatorio y sensibilizante a la insulina?

En el presente estudio, el equipo propuso la hipótesis de que la testosterona puede ser un agente anti-inflamatorio y sensibilizante a la insulina, ya que se ha sabido por algún tiempo que la testosterona reduce la adiposidad y aumenta el músculo esquelético.

Los participantes fueron 94 hombres con diabetes tipo 2, de los cuales 44 tenían niveles bajos de testosterona.

Antes del tratamiento, los que tenían niveles bajos de testosterona expresaron niveles significativamente más bajos de genes de señalización de insulina y una disminución de la sensibilidad a la insulina.

Los hombres con bajos niveles de testosterona fueron asignados al azar para recibir una inyección de testosterona o un placebo cada semana durante 24 semanas.

La testosterona no modificó el peso corporal de los hombres, pero hubo una reducción en la grasa corporal total de 3 kilogramos (más de 6 libras), mientras que la masa muscular aumenta en la misma cantidad.

También hubo un aumento dramático en la sensibilidad a la insulina, demostrada por un aumento del 32% en la captación de glucosa por los tejidos en respuesta a la insulina, y un aumento similar en la expresión de los principales genes que median la señalización de la insulina. Los niveles de glucosa en ayunas también disminuyeron significativamente, a 12 miligramos por decilitro.

Los niveles de hemoglobina A1C(HbA1c) de los pacientes no dismuyeron,  indicador necesario de que la testosterona puede ayudar a controlar la diabetes. Sin embargo, el Dr. Dandona cree que una mejora significativa en la HbA1c puede ser vista en estudios a largo plazo.

Podría ser la testosterona una hormona con implicancia metabólica?

Esta sería la primera evidencia definitiva de que la testosterona es un sensibilizador de la insulina y por lo tanto una hormona metabólica.

El tratamiento con testosterona en hombres, cuando está indicada, mejora la función sexual y aumenta la fuerza del músculo esquelético y la densidad ósea.

Para futuros estudios, los investigadores están interesados ​​en estudiar cómo el tratamiento con testosterona puede afectar a la resistencia a la insulina y la inflamación en poblaciones específicas de pacientes, como aquellos con insuficiencia renal crónica e hipogonadismo.

El Dr. Dandona y sus colegas han informado anteriormente de que 2 de cada 3 hombres con diabetes tipo 2 y enfermedad renal crónica tienen niveles bajos de testosterona. Entre los pacientes en diálisis, un notable 90% tiene niveles bajos de testosterona.

Referencias





Artículos relacionados

Compartir este contenido

Añadir un comentario

 (con http://)



¿Porque Nutrimi?

  • Envio Gratis
    a toda España
  • Recibes en casa: 2 a 3 días
    Mensajería: Packlink.
  • Valoración 100% en Ekomi.
    Galardonado con el sello eKomi
  • 7 días con derecho a devolución.
    Reembolso total sin complicaciónes.
  • Asesoramiento: Dr. Jean Garant Mendoza.
    Tiempo medio de respuesta: 15-30"
  • Somos una clínica.
    Sabemos lo mejor para ti.
  • Pago Seguro.
    Usamos certificación SSL.



Quién habla sobre Nutrimi

LongLifeClinic
LifeExtension
la-salud
punto fape
casita de aitana